El mundo según Severino

A Severino Donate le encargan un reportaje y él explora las formas de darle la vuelta, de dar a conocer un punto de vista diferente, de sacar el humor en el drama. Severino dice que son “reportajes fallidos” porque no son reportajes.

En realidad son mucho más: son las vidas de los internos del hospital psiquiátrico penitenciario de Sevilla, los contestadores automáticos haciéndole la vida imposible a Juan José Millás, los mercados escondidos debajo de los adoquines de la ciudad… En este mundo, Severino recupera las vidas que nunca conocerías de otra forma.