3 libros que reflejan el universo de Edward Hopper

En Encuádrate el 2 de Septiembre de 2016, por PALOMA TORRECILLAS
hopper

La pintura de Edward Hopper es un retrato de la sociedad norteamericana de la Gran Depresión, un relato de la soledad y la incomunicación. Todos los cuadros de Hopper tienen una fuerte carga narrativa, nos cuentan historias inconclusas, sus personajes están meditabundos, perdidos, aislados y parecen reflexionar sobre algún hecho dramático, como pasajeros entre dos momentos vitales. La mujer que en el cuadro Morning In a City observa por la ventana desnuda, con la cama deshecha, ¿qué historia vivió esa noche? ¿Durmió sola o acompañada? ¿Ve alejarse a su amante por la calle o simplemente tiene la mirada perdida entre los transeúntes? ¿Qué sujeta en las manos? ¿Es su camisón o la camisa de él? ¿Sus pensamientos están sumidos en el pasado o cuestionándose el futuro?

Esta sociedad perdida y desilusionada de la que nos habla Hopper también ha sido narrada por grandes nombres de la literatura norteamericana. Para bucear por el universo del pintor hemos seleccionado tres libros que podrían ocurrir dentro de cualquiera de sus cuadros.

1.’De ratones y hombres‘ de John Steinbeck, publicada en 1937. Cuenta la historia de dos humildes peones que buscan trabajo en alguna granja de la California de los años treinta. Las circunstancias han hecho que se hicieran íntimos amigos, pero George Milton  y Lennie Small no tienen nada que ver. El primero es un tipo sin estudios pero despierto y audaz. El segundo es un hombre corpulento pero de poca inteligencia y, como un enorme cachorro, sigue a George allá donde vaya. Los paisajes solitarios, los hombres rudos de campo, las praderas secas, la soledad en la que viven sumidos los personajes, son la representación del realismo que también pinta Hopper en sus cuadros.

2. ‘Muerte de un viajante‘, de Arthur Miller, es una obra de teatro que se estrenó en Broadway en 1949. Muchos ven en la historia de esta familia una crítica al sistema capitalista. El protagonista, Willy Loman, representa al antihéroe americano, el hombre fracasado. Refleja la otra cara del país de las oportunidades, la cara más sombría, la que nadie quiere ver, al igual que sucede con el trabajo de Edward Hopper. La incomunicación entre los miembros de la familia es la incomunicación que el pintor muestra en su obra, como la pareja de Cape Cod Evening (1939) o los personajes de Nighthawks (1942).

 

Nighthawks by Edward Hopper 1942
Nighthawks by Edward Hopper 1942.

 

3. Los personajes de los relatos de Raymond Carver son los mismos que los pintados por Hopper en sus cuadros, aunque los primeros vistan vaqueros y camiseta y los segundos pantalones de pinzas y sombreros calados hasta los ojos. Carver nace en 1939, cuando el pintor ya tenía 57 años, pero ambos retratan el aislamiento de las grandes ciudades, la alienación y la infelicidad. Por eso no es casualidad que Anagrama, editorial de las obras de Carver en España, haya usado cuadros de Edward Hopper para algunas de las portadas de los libros del escritor americano.

carver 1                      carver 2

 

De qué hablamos cuando hablamos de amor’, publicado en 1981, muestra a hombres y mujeres que se ahogan en una sociedad perdida, un realismo claustrofóbico y estático que reconocemos en la obra del pintor.

Puedes escuchar el episodio sobe Edward Hopper y su obra Habitación de hotel. Dale al play.

Escuchar episodioT01E06 - Entretenimiento - 12:17

 

 

Suscríbete a este programa