Carta del director

En Nómadas el 23 de Septiembre de 2016, por PODIUM PODCAST
16_ep1_nómadas_1920x600

Cuando la ONG Rescate me pidió llevar a cabo este proyecto me pareció una tarea imposible, un esfuerzo infructuoso.

Acercar a una sociedad como la nuestra –tan cerca geográficamente de África y sin embargo, tan lejos de sus dramas- la problemática de las comunidades pastoras del Sahel sonaba tan estéril como fascinante.

Sobre el papel, el encargo parecía un trabajo de etnología mas propio de National Geographic o uno de esos reportajes “comodín” destinado a su consumo rápido y efímero en suplementos y revistas cuyas páginas acaban sirviendo de suelo para las jaulas de los pájaros.

Pero a medida que fui conociendo la realidad de estas comunidades, su fragilidad, sus enormes dificultades, lo invariable de una forma de vida que es, en realidad, una de las mas antiguas que existen sobre la faz de tierra; cuando entendí que estas gentes, este lugar del mundo dotado de una extraña belleza –como lo son esos planetas en los que sus extremas condiciones hacen imposible la vida humana, pero al mismo tiempo ejercen un fuerte influjo en nosotros- posee todos los argumentos que nos permiten hablar de los grandes desafíos de la humanidad: el cambio climático, la desigualdad entre sexos, la inseguridad alimentaria, los derechos de niños y niñas, la inmigración, la religión entendida como un destino invariable, un designio de la vida, etc… me fui enamorando y fui tomando conciencia de la necesidad de hacerlo, de la urgencia de hacerlo, y hacerlo bien.

En eso consisten los retos, en esa mezcla entre dificultad, orgullo y urgencia. Y si hay algo que me estimule en la vida, es un buen reto.

Cuando digo “hacerlo bien” me refiero a ser eficaz, porque un trabajo de comunicación –que es a lo que me dedico- sólo es bueno si consigue alcanzar sus objetivos, si consigue ser eficaz, en el caso de NÓMADAS: visibilizar, generar notoriedad, convertir un problema lejano, anodino, desconocido y de aparente escaso interés, en un contenido de actualidad, notorio, innovador e interesante, que nos lleve a la reflexión y nos acerque a un drama que nos afecta como sociedad, pero sobre todo, como seres humanos.

Elegí hacer una película, convencido de su potencial como arma, de su capacidad para hacer reflexionar, para emocionar, y de esa mezcla entre lo audiovisual y lo literario que permite aproximarse a un tema que es complejo desde muchos ángulos narrativos.

Pero NÓMADAS no es una película al uso, es una extraña mezcla entre cine y periodismo, entre literatura y fotografía, entre arte y ensayo, entre el relato sonoro y el reportaje fotográfico.

Sonido e imagen se complementan y enriquecen mutuamente, pero actúan y funcionan por separado, como relatos paralelos que intentan explicar, contar, una misma realidad.

Para llevarla a cabo, elegí a dos referentes, dos personas por las que siempre sentí admiración y enorme respeto profesional: Martín Caparrós y Samuel Aranda, un escritor y un fotógrafo, dos periodistas, una manera de ver el mundo, comprometida y rigurosa, pero con distintos estilos narrativos.

 

 

Los invité a acompañarme en esta aventura y les hice partícipes de mi reto, sin obligarles a que el uno se plegara a los intereses del otro, otorgándoles absoluta libertad individual. Así, en NÓMADAS, Samuel no es el fotógrafo de Martín, y Martín no escribe los pies de foto de Samuel… sus trabajos, sus relatos, se unen, se funden, en un montaje que logra aunarlos y convertirlos en uno, sacando, creo, lo mejor de los dos.

De Martín, su personalidad narrativa, esa manera tan suya de escribir, que consigue ponernos frente a una realidad que acaba siendo hiriente para el lector por verdadera, por injusta, pero que al mismo tiempo es didáctica y constructiva. También su rigor periodístico, su extraordinaria capacidad para convertir horas y horas de conversación con protagonistas, en un texto cargado de belleza y crudeza a partes iguales, y hacerlo, además, en primera persona, sin esconderse detrás de nadie, con valentía.

De Samuel, su manera de ver el mundo a través de un objetivo, su convicción con lo que hace, la belleza y la dureza que pueden coexistir en una misma realidad, su desapego de aquello que para muchos resulta confortable y familiar, y su apego, sin embargo, a ese otro mundo que nos resulta hostil y desconocido, su talento y humanidad, a partes iguales.

Juntos, los tres, convivimos durante días con comunidades nómadas en lugares que ni el todo poderoso Google sabe que existen.

Comimos con ellos, dormimos con ellos, caminamos con ellos, hablamos con ellos, intentando entender, permitiéndoles, seguramente por primera vez en sus vidas, expresar sus preocupaciones, sus sueños, sus temores y anhelos, y convertimos todo eso en lo que aquí presentamos, NÓMADAS, un foto-relato, una película para ser vista y ser escuchada, pero sobre todo, un documento que nos debe llevar a hacernos muchas preguntas y acercarnos a seres que sentimos distantes, o peor, que ni siquiera sentimos, pero a los que estamos unidos en algún momento o punto de nuestro árbol genealógico, aunque sea como seres humanos, y por los que debemos también luchar, como hace ONG Rescate con el apoyo de la Cooperación Española, ese organismo tan desconocido, tan distante, que últimamente empiezo a conocer bien y cuya labor, me reconforta y me hace sentir orgulloso.

Estrenar NÓMADAS en la Cadena SER no es sólo un golpe de efecto, no sólo obedece a una estrategia que nos permitirá hacer llegar esta historia a cientos de miles de ciudadanos a través de sus ventanas y canales, intentando convertir el estreno de esta humilde película, en el mas visto de nuestro país.

La Cadena SER es nuestra emisora de radio por excelencia, la mas antigua, y a mi juicio, la que mejor practica ese periodismo riguroso, humano y didáctico en el que creo y en el que está basado parte de lo que NÓMADAS quiere contar, mostrar.

El hecho de que la Cadena SER, en colaboración con el diario El País y Podium, apueste por este tipo de proyectos, con un marcado perfil social, cultural y experimental, dice mucho de su capacidad de adaptación a los nuevos tiempos, y dice mas de su sensibilidad.

Gracias por creer en este proyecto, y servir de altavoz a personas que necesitan ser vistas y ser escuchadas, a organizaciones como ONG Rescate, poco conocidas y tan necesitadas de apoyo para seguir haciendo una labor que no es sólo loable, sino urgente y necesaria.

Jorge Martínez
Director de NÓMADAS

Suscríbete a este programa