Patrocinado por

AHD 80 – De agentes, dichos y templos

Escuchar episodioT01E40 - Entretenimiento - 01:33:08

Soñamos con que, al saber que hay otro dragón recién duchado, os habéis puesto más contentos que si encontrarais levadura en el súper. Igual no ha sido para tanto, ¿eh?, o ya tenéis levadura en casa, pero el hecho resiste, tozudo: ¡Hay nuevo programa esperando!

Si os asomais a él, descubriréis que, tras el descarnado combate de piedra, papel o tijera, JUAN GÓMEZ-JURADO muestra saber tantas cosas sobre espías que nos hace pensar si no será él mismo un agente doble (o triple). Algunas, las más desechables, las va soltando aquí cada cierto tiempo: ¿os gustó la historia del espía más pequeño del mundo? Pues esperad al de hoy y sacad la calculadora, que toca multiplicar…

«Quizá sabíais que…» JAVIER CANSADO y Savoy son unos magos del lenguaje, y que al menos uno de ellos es de Carabanchel (al que le gustan las cosas sumerias). Pero «quizá no sabíais que…» maneja las frases hechas de manera perfectamente acendrada, y que además es el asesor musical de muchos directores de cine españoles. (Aunque quizá no sabíais esto último porque no es verdad, que todo hay que decirlo).

El final del programa es un viaje flotante que requiere que prepares tu ánimo tanto como tu oído. RODRIGO CORTÉS ha decidido llevarnos a la edad a la que descubrió la reliquia más oculta de alguien muy especial que le cambió algunas cosas. Si podéis, buscaos un momento en calma para escuchar este tributo al que todos nos hemos sumado, dejad que vuestro poeta interior os guíe (o, si no, vuestro azafato). Llegareis a un lugar sin tiempo que compensa visitar…

Y, por seguir soñando, soñamos que ya estáis preparados para darle al play y que vais a disfrutar de este programa, porque soñar es gratis, aunque la levadura no. Así que apretad con fuerza el play y abrid bien las orejas, que… ¡Aquí hay dragones!

©De las ilustraciones: Tomás Hijo, 2020

Más episodios

AHD 122 – De hermanos, consultas y primos

A lo mejor no lo sabíais, pero no hay nada que le guste más a un dragón que merendar. Los dragones muchas veces comen sin hambre para, llegada la hora, poder untar nocilla a gusto, con la conciencia tranquila. Meriendan sentados, sin prisa, deleitándose, y luego vuelven a sus tareas de dragón con la sensación de que han detenido el tiempo y, así, adquirido nuevo poder. No te vamos a pedir que escuches este programa mientras meriendas, pero sí que te lo meriendes y, cual dragón hambriento, conozcas el poder de apagar el mundo con sólo darle al play. Porque... ¡Aquí hay dragones!

T01E61 - Entretenimiento - 01:16:33

AHD 120 – De colinas, exabruptos y limones

Una hora y trece minutos de vuelo es, para el dragón medio, un paseo. Salvo que le toque esquivar flechas, insultos y limonazos arrojados por una caterva de gente sensata que no quiera que sea dragón, que se oponga a que vuele y le exija que renuncie a sus alas y camine como los demás. Que es lo que tiene que hacer.

T01E60 - Entretenimiento - 01:11:54