Patrocinado por

AHD92 – De miércoles, sombreros y barbas

Escuchar episodioT01E46 - Entretenimiento - 01:30:56

16 julio, 2020

Si al principio de la temporada nos hubieran dicho que la temporada acabaría, habríamos dicho: Pues claro, como todas las temporadas. Así que se acaba la temporada, todo bien, y, por si fuera poco, acaba con el último programa de la temporada actual: un torrente de coherencia a poco que se mire con detenimiento.

Empieza JAVIER CANSADO con los Savoy casi al completo (y algún miembro nuevo) a hablar de esos días de la semana de los que no se habla y de partes del cuerpo que sobran o que faltan.

Lo sigue JUAN GÓMEZ-JURADO, contando cosas de damas desaparecidas y coches encontrados. Y guantes. Y sombreros. Y daiquiris.

Y remata RODRIGO CORTÉS, con gloria bendita de la suya para tus orejitas, siempre que tengas ganas de ponerte unos auriculares y cerrar un rato los ojos.

Si nada de esto te convence es porque seguramente esta no es tu temporada, a ver la próxima, que empezará, por mantener el ritmo, en el primer programa de la temporada próxima, que es (será) la siguiente temporada. Acaricia, de momento, el play, inspira profundamente, pulsa el botón cuando te sientas preparado y salta con el primer golpe de viento, porque… ¡Aquí hay dragones!

©De las ilustraciones: Tomás Hijo, 2020

Más episodios

AHD 122 – De hermanos, consultas y primos

A lo mejor no lo sabíais, pero no hay nada que le guste más a un dragón que merendar. Los dragones muchas veces comen sin hambre para, llegada la hora, poder untar nocilla a gusto, con la conciencia tranquila. Meriendan sentados, sin prisa, deleitándose, y luego vuelven a sus tareas de dragón con la sensación de que han detenido el tiempo y, así, adquirido nuevo poder. No te vamos a pedir que escuches este programa mientras meriendas, pero sí que te lo meriendes y, cual dragón hambriento, conozcas el poder de apagar el mundo con sólo darle al play. Porque... ¡Aquí hay dragones!

T01E61 - Entretenimiento - 01:16:33

AHD 120 – De colinas, exabruptos y limones

Una hora y trece minutos de vuelo es, para el dragón medio, un paseo. Salvo que le toque esquivar flechas, insultos y limonazos arrojados por una caterva de gente sensata que no quiera que sea dragón, que se oponga a que vuele y le exija que renuncie a sus alas y camine como los demás. Que es lo que tiene que hacer.

T01E60 - Entretenimiento - 01:11:54