Patrocinado por

AHD30 – De plumas, cobras y gatos

Escuchar episodioT01E15 - Entretenimiento - 01:21:28

7 febrero, 2019

Bienvenidos a un nuevo Aquí Hay Dragones, el programa que puedes escuchar y también puedes no escuchar pero que nosotros recomendamos escuchar en lugar de no escuchar por aquello de que preferimos que lo escuches. No sé si ha quedado suficientemente claro.

El aperitivo recomendado, en caso de que hayas decidido la opción A, son los cacahuetes. No preguntes por qué, lo vas a entender nada más empezar el programa. Te aconsejamos que comas cacahuetes mientras los escuches a no ser que seas alérgico a ellos, en ese caso, o en el caso de que seas alérgico al programa, seguimos sin entender qué pintas leyendo esto.

Después de una introducción tan inútil como esta, el programa avanza hacia el primer Piedra, Papel o Tijera cuyo desenlace te sorprenderá y te meterá, vía Juan Gómez-Jurado, en casa de Plimpton, Y tú dirás: ¿Quién es Plimpton? Pues te diremos lo mismo que dijo Arturo González-Campos cuando escuchó el nombre en boca de Juan: ¿Quién es Plimpton?… Y no te diremos más porque debes ser tú el que siga esta trama de espionaje, misterio y señores que se saludan, con el suspense que merece.

Tras Plimpton te recomendamos que dejes los cacahuetes a un lado, más que nada porque dan muchísima sed, y te prepares para la propuesta de Javier Cansado. Pocos exorcismos se han hecho en los programas que llevamos, me atrevería a decir que ninguno, y probablemente ha llegado el momento. Pero en un sorprendente salto mortal, lo que Javi propone es un “autoexorcismo musical”. La triste historia de un baile doloroso inicia un ritual que acabará bien o mal según tu concepto del demonio, que es una cosa muy personal y respetable.

Y acabamos con Rodrigo Cortés hablando del rodaje de una película que probablemente jamás debió existir, pero que existe para desgracia, sobre todo, de aquellos que la hicieron. Contarte la trama sería spoiler, contarte qué película es también seria spoiler, Contarte el rodaje y privarte de cómo lo cuenta Rodrigo sería, directamente, una putada.

Así que, si definitivamente vas a ser de los que escuchan, limítate a pillar cacahuetes, darle al play y dejarte poseer por el demonio de estos tipos. Y recuérdalo siempre… ¡Aquí hay dragones!

 

©De las ilustraciones: Tomás Hijo, 2020

Más episodios

AHD 122 – De hermanos, consultas y primos

A lo mejor no lo sabíais, pero no hay nada que le guste más a un dragón que merendar. Los dragones muchas veces comen sin hambre para, llegada la hora, poder untar nocilla a gusto, con la conciencia tranquila. Meriendan sentados, sin prisa, deleitándose, y luego vuelven a sus tareas de dragón con la sensación de que han detenido el tiempo y, así, adquirido nuevo poder. No te vamos a pedir que escuches este programa mientras meriendas, pero sí que te lo meriendes y, cual dragón hambriento, conozcas el poder de apagar el mundo con sólo darle al play. Porque... ¡Aquí hay dragones!

T01E61 - Entretenimiento - 01:16:33

AHD 120 – De colinas, exabruptos y limones

Una hora y trece minutos de vuelo es, para el dragón medio, un paseo. Salvo que le toque esquivar flechas, insultos y limonazos arrojados por una caterva de gente sensata que no quiera que sea dragón, que se oponga a que vuele y le exija que renuncie a sus alas y camine como los demás. Que es lo que tiene que hacer.

T01E60 - Entretenimiento - 01:11:54