OLAFO

Esta es la historia de una catástrofe. Pero no es una catástrofe cualquiera. Se trata de un accidente aéreo, el segundo más importante de la historia de la aviación comercial española. 181 personas murieron. 11 sobrevivieron. El 27 de noviembre de 1983 un vuelo regular que viajaba de Fráncfort a Bogotá haciendo escala en París, Madrid y Caracas se estrellaba a 12km del Aeropuerto de Madrid – Barajas, justamente en el municipio de  Mejorada del Campo.

Pero esta historia es más que un accidente aéreo. Lo que importa no son los números ni las fechas, sino los nombres, las historias que hay tras esta tragedia. Muchos de ellos eran conocidos y admirados en España y Latinoamérica. Otros eran ciudadanos anónimos, pero su trágico final influyó en muchas más vidas de las que en principio era de esperar. En este desastre no sólo se truncaron vidas. De una forma u otra, muchas personas en todo el mundo se vieron afectadas.

Una serie de casualidades, vidas encontradas, manuscritos inacabados y grandes pérdidas. Todas ellas unidas en el vuelo 011 de Avianca, aquel Boeing 747 al que decidieron llamar Olafo.