#214 | El momento de la verdad y la carrera ejemplar de Jordi Fernández

AS

Una gran época para la tontería y para ser creadores de contenido. Lo del domingo en el que todo se resolvía acabó en vergüenza ajena: las alitas de pollo de Marjanovic, el descanso de Stephen Curry cuando Warriors podía ser octavo, las teorías para que los Lakers se dejen ganar y no jugar en primera ronda contra Denver Nuggets. No deberíamos explicar por qué un equipo profesional tiene que intentar ganar partidos en una competición como la NBA. Entre dejarse ir como Cleveland Cavaliers o pelear por cada balón como New York Knicks, está clara nuestra elección. Siempre a favor de los Chet Holmgren o Austin Reaves que juegan todo siempre que la salud se lo permita. ¿Cómo hubiera sido este último mes de temporada regular si no existiera el Play-In y tuvieran que arriesgar todo lo posible por clasificarse? 

Qué grandísima noticia, qué hito supone para nuestro baloncesto que Jordi Fernández vaya a entrenar a Brooklyn Nets. Una carrera que ha cumplido con todos los pasos, haciéndolo genial siempre y dejando una huella realmente positiva en cada sitio que ha contado con su trabajo e inteligencia. Tiene una labor complicada en Brooklyn, pero también es un mercado interesante con opciones de contratar a grandes estrellas como Kevin Durant y Kyrie Irving en su momento. Contará con un ejecutivo como Sean Marks que le respaldará en las oficinas asumiendo tareas complejas, como ya he demostrado recientemente. Jordi Fernández ya ha sido reconocido como el mejor asistente de la NBA y era cuestión de tiempo que le llegara esta oportunidad como entrenador jefe de una franquicia. A todo esto, en los Juegos Olímpicos entrenará a la selección de Canadá, candidata absoluta, pero con un pequeño asterisco: el rival a batir es la monstruosa Estados Unidos que han montado alrededor de LeBron James, Kevin Durant y Stephen Curry. 

Ya tenemos las eliminatorias de Play-In: el Oeste con el Pelicans contra Lakers y el Kings contra Warriors supera claramente al Este, aunque el Sixers-Heat aporta e interesa mucho, mucho más que el Hawks-Bulls.

Más episodios

#224 | Me gustas mucho, Jokic, me gustas mucho tú

Para empezar, otro gran recital de referencias musicales y folclore. Merece más la pena que hacer balance de la temporada de Cleveland Cavaliers, que no aspiraban a otra cosa. Caen eliminados de Playoffs sin poder competirles a Boston Celtics, y ahora el futuro del proyecto pasa por decidir si se refuerzan o no alrededor de Donovan Mitchell. Por otro lado, los Celtics ya están en finales de conferencia sin haberse desgastado físicamente. Su rival serán los Knicks o Indiana Pacers, que dependen de si Brunson y compañía llegan con la energía suficiente. En el Oeste, la diferencia de Jokic con todos los demás sigue siendo inalcanzable, firmando un quinto partido memorable contra Minnesota. Se está acercando Doncic a ese nivel, que ha conseguido un equilibrio ideal con Irving para firmar una eliminatoria sostenible contra los Thunder. Dallas no ha perdido dos partidos seguidos en Playoffs, lo cual apunta a que serán el rival de Denver en la última eliminatoria de su conferencia. Con lo bien que empezaron los Wolves, los Nuggets les han dado la vuelta demasiado fácil. La apuesta económica y deportiva por Gobert es absurda si es absolutamente incapaz de frenar o desgastar a Jokic.

#223 | Dopados hasta las orejas

La NBA va cogiendo pinta de culebrón turco y serie de amor roñoso. Hoy no es día para elogiar a los tankeadores. Preferimos bailar Bachata Rosa. Subestimamos el corazón de un campeón y no vimos venir el vídeo de Mike Malone para motivar a sus jugadores y conseguir que los Nuggets igualen la serie. No se entiende la actitud de los Timberwolves jugando en casa. Desperdician una oportunidad histórica para barrer al campeón y provocan una gran decepción por la manera en la que han perdido en Minnesota, sobre todo el tercer partido. También es cierto que la reacción de Jokic está a la altura, y que Murray va dopado hasta las orejas. Siguiendo con el clan de los lisiados, se acabó la broma sobre los Knicks. Están reventados y no dan para más contra Indiana. Puede ser el primer caso de load management en Playoffs. Aparece el liderazgo de Haliburton en el momento oportuno. Aunque pueda sonar increíble, Luka Doncic es mucho mejor de lo que pensamos. Pese a estar pésimo físicamente, sigue siendo capital contra los Thunder, y eso que tiene a Lu Dort apretando al máximo en cada defensa. La juventud de Oklahoma se ve cuestionada por la profesionalidad de Kyrie Irving, PJ Washington y compañía. Boston Celtics es buenísimo y ojalá le veamos pelear de tú a tú contra algún un rival. La eliminatoria de Donovan Mitchell es de superestrella, aunque el equipo no le acompañe, y quizá debamos considerarle ya por delante de jugadores como Devin Booker.

#222 | Hablamos poco de Moses Malone

Queremos pensar que Los Jóvenes todavía conocen a Tim Duncan. Jokic debe demostrar su tercer e ilusionante MVP para no ser barridos 4-0 por Minnesota Timberwolves. Sorprendente actitud de los Nuggets, que están a un paso de convertirse en equipo desagradable. Ya no debería dar miedo decir que los Wolves tienen todo para ganar el anillo este año. La defensa en equipo es el factor decisivo, pero esta faceta de Towns entendiendo su rol es brillante. Son el equipo que gusta a cada aficionado de la NBA.  Oklahoma es más rápido, más efectivo y más completo que Dallas Mavericks. Si se suma que Doncic está lastrado físicamente, y Shai todo lo contrario, la eliminatoria apunta muy bien para los Thunder. Sería muy duro no tener unas finales del Oeste entre Wolves y OKC. Necesitamos ver a Luka Doncic en su mejor versión física y competitiva. Entra en sus años de mayor rendimiento y todavía no hemos podido disfrutar de él a su nivel durante playoffs.  Los Knicks están a un paso de no tener gente suficiente para jugar un partido. Se van a Indiana con el 2-0 a favor, pero con una fatiga física inaguantable. Por si los Celtics necesitaban alguna ayuda para ganar el Este, aquí la tienen. A descansar en Boston.