La paranoia de Black Sabbath

Black Sabbath irrumpió en la música a lo grande, con dos discos en seis meses. Con polémica, ruido y un sonido nuevo que marcó a los chavales que estaban todavía en el instituto y que vieron un camino para sus vidas.El primer álbum de la banda fue grabado en jornadas diurnas y con un presupuesto de menos de mil libras. Poco después la banda volvía al estudio con un sonido más pulido y una colección de canciones potentes que criticaban la guerra, ensalzaban las drogas, exploraban la inestabilidad mental o dibujaban distopias.

La noche eterna de Jacques Brel

En 1961 tuvieron lugar varios eventos claves de la música. Ese año los Beatles dieron su primer concierto en The Cavern, Frank Sinatra creó el sello Reprise, en el que luego grabarían los Kinks o Hendrix, ese año Fracoise Hardy firmó su primer contrato profesional para grabar su debut y también tuvo lugar la grabación de nuestro disco de de esta semana.El 28 de octubre de 1961 un Jacques Brel de 32 años llenó el teatro Olympia de París para un concierto que cambió su carrera.Desde mediados de los años 50 Jacques Brel, que había dejado Bélgica para conquistar Francia, se había hecho un nombre en la música gracias a sus letras y a sus intensas interpretaciones. En esos años había girado intensamente por países lejanos, había compartido escenario con los grandes nombres de la época y había firmado un contrato para editar sus discos en EEUU, la vida marchaba bien, sin embargo, su grabación en el Olympia y sobre todo el éxito de su Ne Me Quitte Pass de 1959 lo convirtieron en una estrella de los sesenta.En este episodio recorremos aquella histórica actuación y la importancia de Brel en la música francesa de la mano de Igor Paskual y con los reportajes de Lucía Taboada, Jimena Marcos y Griselda Pastor.

REPORTAJE | El predicador que cambió el rock

No hay en la música figuras tan imponentes como Solomon Burke, su historia es fascinante, pero sus orígenes lo son todavía más. Lucía Taboada nos cuenta los inicios del predicador del soul y el rock.Escucha el programa completo dedicado a Solomon Burke

La dulce venganza de George Harrison

En los años finales de los Beatles pasó de todo, se rompió la magia, la amistad y el sueño de la banda de Liverpool, en esa guerra entre Paul y John se coló un George Harrison en pleno crecimiento que reclamaba su espacio, su foco y su mérito. Cuando todo explotó en 1970, Harrison se encontró con la ocasión de ajustar cuentas con sus viejos compañeros y de demostrar que se equivocaron descartando tantas canciones suyas.La obra de los Beatles es el santo grial de la música del siglo XX, la guía perfecta para todos los que llegaron después y siguieron sus pasos. Tras el final de la banda se abrió un nuevo episodio en sus vidas y también en las nuestras y si algo bueno tuvo ese final fue poder descubrir sus discos en solitario, las grandes canciones que fueron dejando tras el viaje juntos. Uno de los discos más interesantes y impactantes fue este All Things Must Pass, un álbum enorme repleto de canciones de todo tipo. Algunas creadas junto a Bob Dylan, otras al calor de la guitarra de Eric Clapton y otras que llevaban años esperando una oportunidad.En 1970 llegó a las tiendas Let It Be, pero también álbumes en solitario de Paul, John, George y Ringo. Tras una década de viaje musical ninguno tenía nada que demostrar ya, pero George era el que tenía más ganas de dar un golpe encima de la mesa y lo hizo con una fuerza demoledora.Esta semana dedicamos el Sofá Sonoro a recordar esa joya eterna de la música de la mano de Sheila Blanco, Fernando Neira y Lucía Taboada.

¿Es London Calling el disco perfecto?

Recuperamos el Sofá Sonoro dedicado a The Clash que abrió la temporada de verano del 2021, un apasionante viaje al disco más recordado de la banda inglesa.

Nancy Sinatra y el peso de un apellido de leyenda

Nancy Sinatra lo tuvo todo para triunfar. La hija del eterno Frank Sinatra recibió siendo muy pequeña una educación orientada la arte. Frank no sabía si su hija sería cantante, pero tenía claro que él pondría todo de su parte para que la niña fuese lo que quisiese.Nancy pronto demostró talento para la música y su padre se volcó en ella. Pero nada resultaría sencillo y quizá lo más complejo de todo para la chica fuese cargar con un apellido tan pesado como el suyo.Tras unos inicios poco prometedores, Frank puso la carrera de su hija en las manos de Lee Hazlewood, un tipo con mucho más talento que reconocimiento. El compañero ideal, un músico, productor, arreglista y compositor que además sabía cantar pero que no tenía suficiente nombre para hacer sombra a Nancy.Juntos trabajaron duro y fueron dando pasos en la dirección correcta. Cambiaron el tipo de música, el estilo de Nancy y apuntaron hacía otra dirección. De pronto todo explotó con These Boots Are Made for Walkin', el primer gran éxito de Nancy.Tras algunos sencillos y los primeros álbumes de Nancy, producidos por Lee, la pareja dio un paso más y grabaron junto Nancy & Lee, un disco de duetos que es una maravilla y que fue el primero de una trilogía fantástica a la que dedicamos el Sofá Sonoro de esta semana junto a Fernando Navarro y Lucía Taboada.

¿Por qué fue tan buena la cosecha de discos de 1972?

Tras un tremendo 1971, el 72 mantuvo el pulso y vieron la luz una enorme cosecha de discos. Recuperamos este programa de enero para viajar a ese año y recorrer sus discos más recordados.

Solomon Burke y el trono del gigante

Las auténticas leyendas tienen despedidas a la altura de su legado. Solomon Burke se fue de la mejor de las maneras: con grandes discos, premios Grammy y actuaciones en grandes festivales del rock en los que cantaba desde un trono de oro en el centro del escenario.Tras editar discos menores en los años 90, Burke regresó a la primer línea con el nuevo siglo. Primero llegó The Commitment, un primer paso para coger impulso. Un año después publicó Dont Give Up on Me, trabajo con el que se llevó un más que merecido Grammy en clave de blues y con temas de Bob Dylan, Elvis Costello o Tom Petty, una línea que siguió con Make Do With What You Got, de 2005.Después de esa consolidación blusera, Burke abrazó el country con dos discos preciosos, Nashville, de 2006 y Like a Fire, en 2008. Todavía grabaría dos discos más antes de morir en 2010, álbumes que completan una de las discografías más apasionantes, variadas y sensacionales de la historia de la música.Esta semana dedicamos el Sofá Sonoro a recordar esta etapa y el legado del cantante de la mano de otro vocalista, Jimmy Barnatán y, como siempre, con los reportajes de Lucía Taboada.

REPORTAJE | El maravilloso fracaso de la Velvet Undergroud

La Velvet Underground de Lou Reed fue una banda adelantada a su tiempo, un grupo salvaje con una mirada diferente. Todo eso provocó que la banda fuese un fracaso tremendo en su época, pero precisamente por ello tuvo una influencia desmedida en los grupos que vendrían después. Lucía Taboada nos cuenta los orígenes del grupo.

Roy Orbison y el mayor drama de la música

ras aquellas gafas negras de pasta y ese matojo de pelo se escondía una de las voces más fascinantes de la música y un artista con una sensibilidad especial que fue capaz de cantar desde una vulnerabilidad sorprendente para un tipo nacido en Texas en los años 30.Pero Roy Orbison cantaba con el corazón en la mano y la verdad por delante. La triste muerte de su mujer, seguida por la doble pérdida de sus dos hijos en un incendió marcó para siempre la vida de Orbison.Tras unos años ochenta perdido, como la mayoría de pioneros de su generación, Orbison se reencontró de la mano de Jeff Lynne, líder de la ELO, y fue parte de aquel fabuloso experimento de los Traveling Wilburys, banda que lo juntó con Bob Dylan, George Harrison, Tom Petty y el propio Lynne. De todos ellos, Orbison era el que se encontraba en un momento más complicado de su carrera y el que más fortalecido salió de aquel viaje.Pero fue en ese periodo cuando Orbison regresó también al estudio para grabar un álbum propio después de varios años. Lo hizo con los Hearthbreakers, la banda de Petty, como escuderos y con canciones escritas para él por tipos como Elvis Costello o Bono y The Edge de U2.'Mystery Girl' iba a ser el álbum que consagrase de Orbison como un artista vigente, actual y con futuro, pero Roy no llegó a verlo en las tiendas. Tras unos tiempos de molestias en el pecho le confesó a Johnny Cash que estaba asustado y le prometió ir al médico. Murió unos días después.Con el tiempo aquel disco póstumo del enorme Roy Orbison se ha ido olvidando, pero volver a escucharlo sabiendo su historia es una experiencia fascinante que merece la pena y para la cual nos acompañan Fernando Neira y Lucía Taboada.

Sobre el podcast

Conocerás a las bandas y los discos a fondo. Profundiza en la historia de la música y de los grandes personajes que han marcado el sonido de los siglos XX y XXI. Alfonso Cardenal se rodea de especialistas que conocen todos los secretos y te enseñan a escuchar de otra forma.