AHD 178 - Del amor y Orihuela (de Alicante)

Podium

Si no fuera porque no se trata de un Aquí Hay Dragones, este programa se parecería mucho a Aquí Hay Dragones. Queremos decir que tiene todo lo que tiene Aquí Hay Dragones, además de otras cosas que, sin ser propias de Aquí Hay Dragones, sí parecen haber nacido para estar en Aquí Hay Dragones.

En realidad, se parece tanto a Aquí Hay Dragones, que hemos decidido que lo sea. Así que (afirmamos)... ¡Aquí Hay Dragones!

Más episodios

AHD 180 - De siete cosas fresquitas siete

Se desconoce la explicación científica por la que el sonido es capaz de bajar la temperatura del cuerpo humano, pero es un hecho; de lo contrario, no se explicaría que en verano las radios se llenaran de tanto programa fresquito.  Este dragón es, pues —además del último de la temporada—, fresquito como el café caliente de Turquía, como el té hirviendo de Marruecos, como un anticiclón en Escandinavia, fresquito como el trigo verde. Fresquito según quién lo escucha y cómo. Así que ponte un abrigo gordo y dale al play, porque... ¡Aquí Hay Dragones!

AHD 176 - De máquinas, rododendros y tú

En este programa se dice mucho una palabra. Se dicen mucho muchas palabras de uso común, como «sí», «vamos» o «puerta», pero hay una, de uso menos frecuente, que se repite por parte de los cuatro de manera obsesiva, ofuscada y casi maniática. Tendrás que escuchar el programa para saber cuál. Y apuntar todas las palabras que se digan, y abrirte un Excel… Tienes tarea. Así que pulsa el play y ponte a trabajar, porque... ¡Aquí hay dragones!

AHD 174 - De cocinas, intestinos y chulapos

Ya están aquí los que hablan de cosas que les gustan. Los que hacen concursos dudosamente justos. Los que pueden pasar de hablar de pianos a lápices sin que te des cuenta de en qué momento han cambiado de carreta.Si estos no son los que quieres escuchar, podemos ayudarte a seguir buscando. Porque ellos estaban aquí antes, ocupando sitio. Si son ellos a los que buscabas, abraza la certeza y a tu mascota, y dale al play cuando quieras, porque... ¡Aquí hay dragones!