AHD 182 - De silbidos, pestañas y navajas

Podium

Volver implica haberse ido, esa es una verdad tozuda e inapelable.  Por eso podemos permitirnos el lujo de volver, aunque para eso hayamos tenido que haber hecho el sacrificio de habernos ido. Vuelve todo, hasta lo absurdo de estos textos (que nunca se fueron). Así que vuelve tú a darle al play, porque... «¡AQUÍ HAY DRAGONES!».

Más episodios

AHD 184 - De palomas, maquetas y lameculos

¿Cuantos tipos de trapo hay? El de los cristales, el de los muebles,  el del sofá, el de las gafas… Y —nos preguntamos— ¿no es acaso un pañuelo un trapo para narices (humanas)? ¿No es una toalla (de baño) un enorme trapo para cuerpos?  No hace falta que contestes, es retórico, la repuesta es «sí», a veces somos retóricos. Al fin y al cabo este texto trata de convencerte de que le des al play (un play retórico) y escuches un podcast; aquí cabe la retórica. Hazlo, pues, cuando te plazca, lo tenemos todo preparado, porque... ¡Aquí hay dragones!

AHD 180 - De siete cosas fresquitas siete

Se desconoce la explicación científica por la que el sonido es capaz de bajar la temperatura del cuerpo humano, pero es un hecho; de lo contrario, no se explicaría que en verano las radios se llenaran de tanto programa fresquito.  Este dragón es, pues —además del último de la temporada—, fresquito como el café caliente de Turquía, como el té hirviendo de Marruecos, como un anticiclón en Escandinavia, fresquito como el trigo verde. Fresquito según quién lo escucha y cómo. Así que ponte un abrigo gordo y dale al play, porque... ¡Aquí Hay Dragones!

AHD 178 - Del amor y Orihuela (de Alicante)

Si no fuera porque no se trata de un Aquí Hay Dragones, este programa se parecería mucho a Aquí Hay Dragones. Queremos decir que tiene todo lo que tiene Aquí Hay Dragones, además de otras cosas que, sin ser propias de Aquí Hay Dragones, sí parecen haber nacido para estar en Aquí Hay Dragones. En realidad, se parece tanto a Aquí Hay Dragones, que hemos decidido que lo sea. Así que (afirmamos)... ¡Aquí Hay Dragones!